Anecdotario



CURIOSIDADES DE LA ENTIDAD


    La historia de nuestro Club está jalonada de detalles, sucedidos y hechos curiosos. La amplia nómina denota un profundo respeto por la ceremoniosidad de los actos, en los orígenes, y refleja el interés de las respectivas directivas por conducirse por unos dictados propios como entidad y el importante nivel de imaginación que acompañó a casi toda la práctica totalidad, para reunir recursos económicos, con los que hacer frente a modestos presupuestos.

    Un repaso a la historia de nuestro club, a partir de las actas escritas por las directivas que se han ido sucediendo desde 1.951, nos viene a recordar algunas peculiaridades que han rodeado los distintos momentos históricos de la entidad y la personalidad de quienes en cada momento hubieron de tomar decisiones, acertadas o no tanto, para encarar los avatares y penurias, que se han producido a lo largo de este tiempo.

    Las limitaciones económicas son una constante referencia, bien de una manera o de otra, en casi todas las actas levantadas por el secretario de turno. En este sentido el extracto, de muchísimas, de las sesiones corroboran el talante de los directivos en aquella época y la preocupación de las directivas.


DECISIONES DE LAS JUNTAS DIRECTIVAS


    La primera se produce el 1 de septiembre de 1.951 y hace mención al nombramiento del capitán del equipo y dice textualmente “ Por unanimidad se nombra para la temporada 1.951-52, capitán al jugador Eduardo Inchaurza en reconocimiento a los méritos contraídos y los servicios prestados a lo largo de su permanencia en el fútbol y por ser jugador disciplinado y verdadero deportista”.

    Las condiciones económicas con jugadores y entrenadores eran una cuestión peliaguda y después de muchas conversaciones, se llegaban a acuerdos como el que se recoge el 11 de Agosto de 1.951, con el entrenador Sr. Tellados, en las siguientes condiciones:

 

1º.- Recibir por toda la temporada 51-52, una gratificación de setecientas cincuenta pesetas (750).
2º.- En concepto de primas, se le dará 80 pts por partido ganado.
3º.- Por partido empatado fuera de Somorrostro, 50 pts.
4º.- Por partido empatado en Somorrostro, 40 pts.

 

    Cada directivo se encargaba de realizar trabajos para el club y así el 11 de Agosto de 1.951 se encargó uno muy curioso y que consta en acta “ Encargar a Jesús Álava, gestionar la adquisición del palo para la bandera del campo” y posteriormente el 21 de Octubre del mismo año “ Encargar a Juan José Leturio, para la adquisición del material necesario que ha de servir de asta de la bandera que se está confeccionando”.

    El 27 de Enero de 1.952 la Junta Directiva que presidía D. Ramón Montenegro redactó una norma fija a seguir en caso de fallecimiento de jugadores y socios y tal efecto señalaron “ En caso de fallecimiento de un jugador o algún familiar, el equipo sacará en el primer partido que juegue después de ocurrido el fallecimiento lazos negros en señal de duelo. Cuando cause fallecimiento algún socio, se pondrá la bandera en la sociedad a media asta, siendo preciso que el fallecido sea socio, pues en otro caso no se pondrá”
Los precios de las entradas se debaten en todas las Juntas directivas y la encabezada por D. Ramón Montenegro en su reunión el 12 de abril de 1.952 acordaron los precios de las mismas y se recoge de la siguiente manera “ Señalar los precios de 4 pts caballeros; 3 señoras y 1 pta niños”

    Los desplazamientos para jugar los partidos eran rocambolescos y para muestra el viaje que contrató la directiva para desplazarse a jugar la eliminatoria contra el Villosa y que consta en acta el día 31 de Mayo de 1.952 “Desplazarse a Llodio en el coche alquilado a la línea de Galdames, al no haberse encontrado otro que fueran a un precio módico, reservando 25 plazas para el Club y alquilando a los socios las 15 restantes, al precio de 20 pts plaza. Señalar las 2,30 de la tarde como hora de salida de Somorrostro y las 10 de la noche de Llodio para el regreso.”

    Los servicios de limpieza tenían unas condiciones que designaba la Junta Directiva y el 17 de Agosto de 1.952 era el último día para presentar pliegos y sucedió que “abiertos los dos únicos pliegos presentados para la subasta de la limpieza de la ropa y porterías del campo y que están firmados por D. Ernesto Urquijo y D. Luís Peirotén, los cuales se comprometen hacer este trabajo por 425 pts y 410 pts respectivamente; se declara desierto este concurso, por no ajustarse a las condiciones señaladas y cuyo tope máximo eran 400 pts”

    Pero los empleados del club, algunas veces no realizan su cometido y eran multados como ocurrió el 5 de Febrero de 1.955 y por el que se acordó “ sancionar con 70 pts al encargado del material y cuidado de campo por no acudir con la ropa a Garellano, y negarse a poner las redes para el partido Somorrostro – Santurce”

    También se castiga a los jugadores que no acatan las decisiones de los entrenadores o directivos como sucedió el 20 de Mayo de 1.976 donde se tomó el siguiente acuerdo “ llamar la atención nuevamente al jugador Juan Antonio Cascales, después de haberlo hecho ya en otra ocasión, siendo los actuales la falta de ganas que demostró en el partido jugado en Elorrio y en el cual el sr. Entrenador ante la apatía demostrada por éste optó por mandarlo a la caseta y quedarse con 10 jugadores en el campo, al citarlo el entrenador, el miércoles, en el entrenamiento le dijo que lo había hecho queriendo; al volver ha hacerlo en el campo de Urquijo, la Junta Directiva toma el acuerdo de castigarle sin prima por lo que resta de temporada.” y el 2 de Enero de 1.980 dónde “al jugador Toni, se le multa con 1.000 pts por tratar con mucha desconsideración al vocal tesorero, al ir a pagar la prima, el día de partido contra el Sodupe, y comunicarle éste que tenía multa por su expulsión contra el Sodupe, por haberla buscado él.”

    A comienzos de la década de los 50 ya se suscitaba el debate de jugar sólo con jugadores del pueblo o de otros lugares y el 5 de Julio de 1.953 el presidente del club, D. Ramón Montenegro en la Junta General Anual manifestó lo siguiente “ Nuestro deseo será el disponer siempre de jugadores del pueblo, pero sí ello no es posible, y parece que por el momento no lo es, habrá que mantener el equipo en la posición lograda y más aún conseguir el ascenso a 1ª categoría lo que entonces haría abastecedor el equipo y sino de jugadores del pueblo, sí de toda la Zona Minera”.

    Casi una década después, el 24 de Julio de 1.962 la Junta Directiva presidida por D. José Sanz Sánchez hacía esta recomendación al encargado de los fichajes “ con vistas a la próxima temporada, se acuerda nombrar encargado de fichajes a D. José Rojo, rogándole que como de costumbre a poder ser sean jugadores locales”
Cinco años antes, el 6 de Diciembre de 1.958, la Junta encabezada por Juan José Campos tomó la siguiente decisión “se propone por unanimidad, en vista del poco rendimiento y mala conducta de jugadores no pertenecientes a esta localidad, confeccionar un calendario deportivo para muchachos menores de 21 años pertenecientes a los barrios de la localidad, además de Ciervana, Ontón y Las Carreras”.

    Conseguir jugadores siempre es un handicap y a comienzos de los 60, nuestro Club, tenía problemas para encontrar futbolistas y puso en marcha el denominado “ Torneo de Barrios” con el fin de incorporar jugadores a sus filas pero era precavido a la hora de confeccionar el reglamente del torneo, y uno de los párrafos decía “ esta Sociedad no se hace cargo de las lesiones que hubiese en el desarrollo de estos encuentros ”

    El balance deportivo y el pago de las primas eran los puntos calientes de las Asambleas y el 11 de Septiembre de 1.954 se detallaba de la siguiente manera la actuación del equipo “La serie de jugadores lesionados y enfermos, no hicieron posible la serie de triunfos que se esperaban. Así mismo justifica la firma decisión de la Junta Directiva de no gratificar a ningún jugador, en la presente temporada, su fichaje”

    Los días antes de los partidos la Junta Directiva se reunía, por la mañana, para entre otras cosas, nombrar delegado del partido y acordar las primas a percibir por el equipo en caso de ganar el partido y así el 9 de Enero de 1.955 se recoge en acta “dar prima a los jugadores, en el partido de hoy, por importe de 30 o 40 pts, según la entrada".

    Cualquier ocasión era buena para ver jugadores de otras localidades y se organizaban partidos con otro clubes próximos, así el 20 de Agosto de 1.955 la Junta Directiva aprobó “llamar al Sr. Iturbe de Castro con el objeto de celebrar un partido, a puerta cerrada, en su campo para observar a jugadores de aquella localidad. De dicha labor se encarga el Sr. Martín Ahedo.”Otra forma de contratar partidos era aprovechar cualquier eventualidad, así el 26 de Agosto de 1.955 se decide “concertar un partido contra el Club Ortuella, en el campo de este, aprovechando el reconocimiento médico que han de sufrir nuestros jugadores en dicha localidad”

    La imaginación para sacar dinero es algo inherente a los directivos y prueba de ello son los siguientes casos. El 28 de septiembre de 1.955, la Junta Directiva tiene la idea de “colocar una mesa, en la entrada del campo, solicitando dinero para conceder prima a los jugadores ”. El 15 de Febrero de 1.959 se adoptó la propuesta de “trasladarse el Presidente, D. Juan José Campos, a Elorrio para tratar de traer pelotaris con el fin de recuperar fondos para la caja del Club”. El 4 de Noviembre de 1.959, la Junta acuerda “organizar en los locales del Cine Amézaga, de Sestao, una matinal de cine para recaudar ingresos con destino a la tesorería del Club” y en la siguiente Junta, 21 de Diciembre de 1.959, el Presidente informa como se había desarrollado la matinal en los siguientes términos ”la matinal ha sido del agrado de los asistentes siendo la entrada mediana pero según gastos e ingresos no se había perdido dinero”.

    Cómo la del 1 de Noviembre de 1.960 dónde se quería construir una caseta, para los entrenadores, pero la delicada situación económica del Club aconsejaba dejarlo para más adelante pero se solucionó de la siguiente manera “Abraham Muro propuso un anticipo de 5.000 pts para la construcción de unas casetas para los entrenadores, a lo que el Presidente D. Juan José Campos le contestó que sería conveniente esperar hasta que la propuesta hecha por los señores Mingo de donar 5.000 pts con tal fin se realizará, contestó el Sr. Muro que se podían contar como seguras y que en tal caso de no percibir el Club ese dinero, él correría con los gastos por su cuenta, por lo que se acordó conceder la construcción a D. José Pedro Zorrilla.”

    Y en las reuniones de las Juntas, los directivos proponen cosas para realizar pero no siempre cuentan con el apoyo necesario, muchas veces por cuestión económica, como sucedió el 25 de Febrero de 1.960 y consta de la siguiente manera “el Sr. José Manuel Quintana propuso la reparación de las vallas del campo ya que se encuentran en un estado de demolición, con peligro para los jugadores durante el desarrollo del juego. El tesorero Alejandro Lafuente informó que no había existencias en caja, por lo que no se pudo aprobar la ponencia del Sr. Quintana”.

    Preparar las Asambleas generales lleva su tiempo y esfuerzo ya que hay que dar cuenta a los socios todo lo realizado, durante la temporada. Por ello es llamativo lo sucedido el 8 de Julio de 1.962 bajo la presidencia José Sanz Sánchez que hubo de suspenderse la Asamblea por que “no asistió ningún socio” y consta de la siguiente manera “en los locales de la Escuela de Orientación Profesional y con asistencia de la Junta Directiva y jugadores, se celebró la Junta General, a la cual no asistió ningún socio. El Presidente se lamenta de esta falta de apoyo de los socios y al no haber ninguna pregunta que responder, el Presidente levanta la sesión”.

    La distribución de entrenamientos siempre ha sido un quebradero de cabeza para las Juntas Directivas y el 14 de Enero de 1.982 se resolvía de la siguiente manera.

    

Martes

Infantil: en el campo con luz hasta que empiece el Mayor, cuando tenga entrenamiento.
Juvenil: Como pueda

 

    

Jueves

Juvenil: en el campo con luz.
Infantil: Como pueda

 


    Cuando la situación económica no es muy boyante se adoptan medidas muy peculiares como la que se quería adoptar el 9 de enero de 1.957 y que afectaba a dejar de entrenar para ahorrar dinero “el presidente propuso suspender los entrenamientos, a lo que propuso la junta no era conveniente por la posición del equipo, pero que había que intensificar las rifas para recaudar fondos con tal fin.”

    Digna de destacar por lo inusual es la petición, por parte del entrenador, de realizar los entrenamientos de noche. La propuesta se realiza el 23 de Agosto de 1.965 y se redacta de la siguiente manera “petición del sr. entrenador para que se coloquen unos focos en el campo por medio de unos palos para efectuar los entrenamientos de noche y así aliviar los gastos de entrenamiento” y el día 8 de Noviembre de 1.965 en la siguiente Junta Directiva se comenta que“los entrenamientos siguen de noche con todo el éxito, pues acuden un 70% de los jugadores al entrenamiento por lo cual los triunfos son casi seguidos”.

    Y para finalizar reseñar sucedidos relacionados con entrenadores y jugadores como los sucedidos el 25 de Septiembre de 1.986, bajo la presidencia de Juan José Benito y que se recoge en el Libro de Actas de la siguiente manera. “con motivo de una alineación del equipo juvenil, se presenta el entrenador preguntando por la alineación del domingo anterior por no coincidir con la qué él entregó a un directivo y al capitán del equipo y se le da cuenta de los motivos por los que no se sacó la alineación que él había elaborado”.

    Esta curiosidad se produce el 31 de Agosto de 1.977 bajo la presidencia de Crisantos Arostegi y se relata de la siguiente manera “comentar el problema que puede suponer el haber ganado el Torneo, con vistas a como puede influir en la marcha de la Liga en Primera Regional, ya que opinan varios directivos que se puede salir alegremente en los partidos oficiales con el grave problema qué esto puede suponer para los jugadores; quedando de acuerdo todos en que el Presidente debe comentar con entrenador y jugadores que van a ir deportivamente a por nosotros todos los equipos al considerarnos todos un poco entre los favoritos, con las consecuencias que esto puede suponer y que los jugadores deben salir, en todos los campos, en casa y fuera, a ganar y no salir como se suele decir con la camiseta puesta y ya vale; sino que habrá que salir a luchar fuertemente sí se quiere subir de categoría, por lo cual habrá que decir al sr. entrenador que el principal objetivo es subir de categoría.”

    El 16 de Septiembre de 1.981, con Ángel Urculo como presidente, se recoge en el libro de actas el siguiente acuerdo “en caso de accidente en los desplazamientos, para los partidos, tienen derecho todos los jugadores más el delegado, y en caso de que lo del delegado sea leve, meter al directivo que sea más grave (esto solo es en el viaje de ida porque en el de vuelta ya consta, en el acta, el nombre del delegado).”

    El último sucedido que detallamos se produce el 22 de Octubre de 1.981 y se recoge de la siguiente manera “ante la citación al jugador del Club, Víctor de la Varga se presenta, en la Junta, para exponer las causas por las que falta a los entrenamientos solamente los martes; aludiendo el interesado que no tiene tiempo suficiente de recuperación desde el día del partido hasta el martes día del entrenamiento.”


CEREMONIOSIDAD


    Las sesiones de la primeras Directivas estuvieron marcadas por su ceremoniosidad. El asunto, aparentemente más intrascendente, era objeto de debate. Este es el caso del local para la Sociedad. Debía estar en el Crucero, pero la Junta Directiva, bajo la presidencia de Ramón Montenegro, procedió, un 18 de Agosto de 1.951, a una votación secreta para conocer cuál de los dos bares, Bar Marysol o Bar Alea, había de ser designado como sede. La votación arrojó un resultado favorable “al Bar Marysol de 8 votos contra 3 del Bar Alea”.

    Pero el local no iba a ser el mismo bar, sino el mirador o galería situada en el primer piso de la casa. Todo ello debido a que la Directiva consideraba excesivo el precio de 125 pts que se fijaba como alquiler del piso de la viuda de Barquín y no siendo posible llegar a un acuerdo con el piso de las hermanas Biain, por necesitarlo para su servicio. “La entrada será por la puerta exterior, ajena al bar, y para todos los servicios del Club y uso de los socios, se empleará esta entrada y no la del bar, evitando así suspicacias y malas interpretaciones, quedando dentro de lo posible un local independiente” se señalaba como explicación al acuerdo adoptado.

    Este mismo tratamiento protocolario se refleja en la bendición de la bandera social e inauguración de los locales sociales, para un 8 de Septiembre de 1.952 y posteriormente el 23 de Noviembre de 1.951, la Junta Directiva presidida por Ramón Montenegro mandó “encargar 70 saludas y 500 programas para las Fiestas de bendición de la bandera y los locales sociales”.

    También cabe mencionar “la entrega de un billetero con la insignia del Club a José Vicente Ugarte, en reconocimiento por la confección de un pergamino de agradecimiento de la Entidad, para con Rosa Bilbao”.

    En esta relación de hechos anecdóticos, pueden incluirse las decisiones tomadas por las directivas de Ramón Montenegro, el 24 de Mayo de 1.952 de “aceptar la invitación hecha por el Ayuntamiento para que Juventud Deportiva se haga cargo de los Festejos del día de San Juan, siempre que la subvención económica permita organizar algún festejo.” y la adoptada por la directiva presidida por José Sanz “Josetxu el Practicante” como es conocido por todos, en los reservados del Bar Avellanal, un 26 de septiembre de 1.961, de “celebrar una misa en memoria de los jugadores, socios, simpatizantes fallecidos y rendir homenaje al entonces Alcalde.”

    Así mismo es destacable la ceremoniosidad con las que las directivas intentaban solucionar los problemas económicos, como la adoptada, en la Junta General, el 14 de Julio de 1.957 bajo la presidencia de Abraham Muro y donde se decidió “ante la precaria situación económica se considera necesaria la concesión de un crédito prudencialmente estudiado, solicitándose a tal fin de una entidad bancaria el otorgamiento del referido crédito. Con este motivo el socio D. Francisco Gómez Yárritu se compromete a avalar la dicha operación, la Junta General expresa su satisfacción por el gesto de dicho señor.”

    Digno de resaltar son las relaciones que mantenía nuestro Club con otros equipos de la provincia y que se detallaba en la Junta Directiva de presidía Juan José Campos, el día 4 de Octubre de 1.958 y que textualmente decía “el Sr. Campos dio informe de las buenas relaciones con el Club Sestao y un donativo de 1.500 pts más un balón que le había sido entregado por el mencionado Club.”
Otra curiosidad ocurrió bajo la presidencia de Abraham Muro, en la Junta Directiva del día 9 Enero de 1.958 donde se acordó “instalar en nuestros terrenos de juego un carrejo para el juego de bolos a pasabola” bajo las siguientes condiciones:

1º.- El concesionario se compromete a la instalación del carrejo.
2º.- La concesión será válida por 2 años a partir de la fecha.
3º.- Las instalaciones que se hagan quedarán en propiedad de la J.D. Somorrostro.
4º.- La concesión citada da lugar a la explotación del ambigú, propiedad de este Club, previo abono de la cantidad que se señale y que no podrá ser inferior a 600 pts anuales.
5º.- El carrejo de bolos deberá quedar totalmente desalojado de público y jugadores por lo menos una hora antes de los partidos de fútbol siempre que haya coincidencia de fechas entre el partido de fútbol y el juego de bolos.
6º.- El importe total de la recaudación que pudiera haber en el juego de bolos pasará a poder de la J.D. Somorrostro cediendo ésta el 25% de la citada recaudación, en beneficio del concesionario.
7º.- La concesión a que hace mención el párrafo 2º, se establece por dos años, en atención a los gastos que pudiera ocasionar al concesionario la instalación del carrejo, sin que esta condición sea válida para ulteriores concesiones.
8º.- El concesionario se compromete a respetar en el servicio del ambigú los precios vigentes en el gremio de hostelería de esta localidad.

    Las menciones de agradecimiento han sido constantes durante los años de existencia de nuestro Club pero significativa fue la detallada el 18 de abril de 1.960 y que se recogía en los siguiente términos “enviar una carta a D. Cipriano Mingo por su donativo de 5.000 pts, agradeciéndole su arrogante gesto de amor a la Sociedad.”

    Al igual que cuando se produce algún percance grave, siempre el club, esta a la altura de las circunstancias y digno de mención es la ocurrida, con la lesión de nuestro jugador Tontxu Delgado, y que el día 8 de Marzo de 1.961 bajo la presidencia de Juan José Campos quedó reflejada de la siguiente manera:

1.- El presidente informó del accidente ocurrido, durante el desarrollo del juego, en el partido contra el San Vicente, la lesión de nuestro jugador Tontxu Delgado es bastante grave.
2.- Acordar solicitar los servicios del Arenas, en un partido a beneficio del jugador accidentado.
3.- Compensar a la familia del mismo con 4.000 pts o bien sea la diferencia entre la entrada del Arenas con las 4.000 pts, si no se alcanzase esta cifra.
4.- Concederle al jugador Tontxu el trofeo conquistado durante el encuentro con el Amaika de Bilbao, en el que triunfó nuestro equipo por 5 a 0.

    Como colofón a las curiosidades y sobretodo a la ceremoniosidad en las decisiones adoptadas mencionaremos la alocución que pronunció nuestro presidente Juan José Campos en la Asamblea General del día 29 de Junio de 1.961, en los locales de la Escuela de Orientación Profesional.

    “El presidente fue leyendo una alocución en la que expresaba agradecimiento a cuantas personas han colaborado en beneficio de la Sociedad, especialmente a nuestra primera autoridad D. Francisco Gómez, gran entusiasta de la Juventud Deportiva quien autorizando las subvenciones tan considerables que dona nuestro Ayuntamiento podemos considerarlo como principal pilar de la Sociedad Deportiva. Tampoco debemos olvidar dijo a la familia Mingo que consecutivamente nos vienen donando espléndidas cantidades.

    Seguidamente hizo constar a los presentes que el sentido de la responsabilidad de la Directiva había sido firme en todo momento pues la temporada había sido excelente tanto en lo deportivo como en lo económico.

    Terminó diciendo que mientras habían sido responsables de la dirección de la Sociedad, se había colaborado con mucha ilusión, a la medida de nuestras fuerzas, y que tanto él como directivos que le habían acompañado creían tener la satisfacción de haber hecho las cosas bien y pidiendo colaboración a toda la afición, terminó agradeciendo a directivos, jugadores y aficionados sus servicios prestados en bien de la Sociedad.”